Jonathan Banks

Better Call Saul

Posted on

Sorprendió la idea de este spin-off. Tiene un riesgo elevado para Vince Gilligan, considerando la cantidad de seguidores que consiguió arrastrar Breaking Bad (2008). El personaje elegido, eso sí, era un caramelo: Saul Goodman. Vuelve, pues, la destartalada sonrisa de Bob Odenkrik. Y sus casposas chapuzas. La balanza de la justicia se convierte en un chiste. Humor negro y mucho cinismo entre los fotogramas de la serie. Avanza, en cualquier caso, sin emocionar. Se nota que el autor conoce la partitura de memoria, y la música suena con soltura. Ya no está el ingenio de antaño. Vive también del carisma que acompaña a Jonathan Banks, quien, en cualquier caso, no me parece que brille en demasía. La cosa es que esto no ha hecho más que empezar. Estamos en el origen de todo: cuando la bondad queda a un lado. Vuelve Slippin’ Jimmy. Que comience el espectáculo.   

better-call-saul

Anuncios