Thomas Haustein

El Berlín de los drogadictos

Posted on Actualizado enn

Christiane siente el desafecto de la ciudad. Camina, vacía, por ella. Todo le parece una mierda. ¿Cómo es posible esto en una quinceañera? Es el puñetazo que Uli Edel le suelta al mundo occidental, a esa Alemania capitalista, secularizada y vanguardista. Su padre no está. Su hermana huye. Y su madre se entretiene con un nuevo amante. Es la clase media alemana, con sus dolores de cabeza, socializando a la muchacha. Los vinilos de Bowie entretienen sus tardes. Pero quiere más. Oxigenarse, respirar. Descubrir algo nuevo. La noche reclama a Natja Brunckhorst. Y en ella conoce a Detlev, a Thomas Haustein. Juntos, se sienten mejor. Coquetean, sin embargo, con las drogas. ¿Por qué? Ella se convierte en una prostituta adolescente heroinómana. Brutal la escena del vómito y el desespero con la abstinencia. Él es un quinceañero chapero. Tienen que pagar sus vicios, su enfermedad. El Bahnhof Zoo, paraíso de putas y yonquis, se convierte en su segunda casa. Es el Berlín de los años 70. Aquella ciudad angosta y maldita a la que le cantó Lou Reed en 1973. Caroline, Christiane y tantas otras. Es el Berlín de los drogadictos.

christiane_f_3

Uli Edel (1981) Christiane F – Wir kinder vom Bahnhof Zoo